1º Diálogo Ambiental en la Fábrica Moritz

Después de mucho querer, por fin se hizo realidad el primer diálogo ambiental en la Fábrica Moritz, que duró 3 horas! Estos diálogos los idealicé con el objetivo de promover el intercambio de conocimientos, ideas, opiniones entre estudiantes y profesionales del área del medio ambiente. Hoy en día recibimos y almacenamos muchas informaciones y acabamos no compartiéndolas. La idea es estimular la transmisión y comunicación del conocimiento. La filosofía del diálogo es: Intercambiar – Dar y Recibir. Un diálogo hecho en un ambiente relajado, divertido donde todos están para disfrutar del momento.

Hoy en la Fábrica Moritz a las 16h30 de la tarde éramos cuatro estudiantes de ciencias ambientales, listos para hablar, conversar. Una rápida conversa en la barra del bar, con unas cervezas y nos fuimos hacer una visita guiada por las instalaciones de la Fábrica Moritz. Conocemos su futuro restaurante, el local de la fabricación de la cerveza que se sirve en la barra, locales para hacer reuniones, fiestas privadas, después el jardín vertical que hicieron en una pared exterior de la fábrica… En fin, conocimos un poco el local. 
Después de la breve visita, nos reunimos en una pequeña mesa. Eran cuatro vasos de cerveza, cuatro estudiantes de ambientales, dos catalanas, un italiano y una brasileña, y más que nada dentro de cada uno de estos el espirito ambientólogo. La conversa empezaba con temas sobre la universidad, luego pasaba a temas de viajes, aventuras… Iba fluyendo las sensaciones de cada uno sobre futuras viajes, sobre salidas de campo que podríamos hacer, salidas que organizaríamos nosotros mismos estudiantes, y también opiniones, pensamientos críticos sobre cuestiones sociales y ambientales de nuestro día a día. Temas de agricultura ecológica, la comercialización de estos productos en las ciudades, de como podremos acceder a estos servicios, donde podemos ir a buscar frutas y verduras ecológicas en Barcelona, a que precio, puesto que hoy aun está muy caro el precio de estos productos. Juntando este tema con el tema de la salida de campo, por que no proponer una salida de campo a un parque natural de dos días, siendo que en uno de ellos incluyendo una visita a un huerto ecológico de la zona? Saco rápidamente mi bloque de notas, mi bolígrafo y empiezo a escribir estas ideas. Hoy en día con todos los recursos virtuales que tenemos a nuestras manos de forma gratuita, es posible organizar muchas cosas de grupo. Un Doodle!

Lo inolvidable tema para un ambientólogo, los residuos, también entró en discusión en la mesa. La ineficiencia de los Ecoparcs con tasas muy bajas de recuperación de materiales reciclables de la fracción resta, la falta de consciencia y actitud de la población con la recogida selectiva en sus casas, la falta de educación y comunicación ambiental con la sociedad civil, los problemas de una incineradora con sus gases de combustión, sus contaminantes, sus dioxinas, pero también sus diversos tratamientos de gases, muchos de ellos muy efectivos…. Cuando hablábamos de estos temas de residuos, empezábamos a darnos cuenta que la complejidad aumentaba con cada palabra que hablábamos. Fue cuando se oía en la mesa los suspiros, “no puede ser”, además de gestos con la cabeza de tristeza, de desencanto, los ojos cerraban despacio, la mirada apuntaba hacia la mesa o mismo hacia nuestros propios ombligos. Falta la unión de la sociedad y que cada uno pare de mirar a si mismo y empiece a pensar y a actuar como grupo. Nuestras miradas iban levantando, y la voz ahora se oía con más firmeza. Discutíamos problemas socio-ambientales, los analizábamos desde el punto de vista crítico, pero no solo desde la perspectiva negativa, sino que también desde la positiva. Un problema exige una solución, y para un estudiante de ambientales ideas y propuestas no faltan.

La esencia de estos diálogos, que se comprobó en este primero, es el despertar de ideas, el intercambio de puntos de vistas, el reflexionar en conjunto, en grupo sobre problemas globales, transversales, que exigen una visión holística para entonces llegar a las posibles soluciones. En el diálogo no hay limitaciones de pensamiento, por el contrario, hay total libertad. Se discute pensamientos utópicos como también muy reales. Se reflexiona sobre lo imposible, lo complejo, lo impensable, lo inimaginable, lo rechazado, y para contraponer también sobre toda la visión más racional, la dura, la real, la práctica y la viable.

Llegar a una conclusión, a una solución no es el objetivo del diálogo. Pero, si alcanzamos algo de este nivel, entonces “tchin tchin, salud!”. Más que trabajar pensando en el resultado, hay que trabajar en el desarrollo de una idea, de un proyecto, de una acción. No hay que tener miedo de opinar, de hablar, de actuar porque piensas que no habrán resultados. Hemos de arriesgar, de probar, de tener iniciativa, de despertar el interés, mismo sin saber el futuro. La vida está para ser vivida intensamente cada día, sin miedo de ser feliz, sin miedo de decir o expresar lo que se siente. Actuar, hablar, dejar que salga aquellos pensamientos, aquellas palabras que están allá escondidas, ocultas dentro de cada uno de los seres humanos. Dialogar. Comunicar. Transmitir. Compartir. Intercambiar. Actuar como un grupo es lo que debemos trabajar.

¡Únete al grupo y comparta tus ideas! Un diálogo sobre temas socio-ambientales, en un ambiente divertido y relajado.

Anuncios

3 pensamientos en “1º Diálogo Ambiental en la Fábrica Moritz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s